Recuerdo estar tumbado sobre una esterilla, tenía los ojos cerrados y empezó a sonar aquella pieza musical (tiempo después supe que eran las Danzas sacras y profanas, de Debussy). Nunca antes había escuchado la música de aquella manera y, ¡cómo me tocaba!, no sólo entraba por los oídos, sentía mi pecho vibrar y mi mente desplegaba imágenes y sensaciones difíciles de explicar en palabras. Parecía mágico y sanador.

Fue durante mi formación como musicoterapeuta cuando me hablaron del Método Bonny de GIM (Guided Imagery and Music) y… bueno… no tardé en empezar a formarme como fellow de GIM gracias al Atlantis Institute (EEUU) y la Associació Catalana de Musicoteràpia. Tres años después, lo que me parecía mágico lo veo como natural, saludable y necesario en las personas; una manera de conectar contigo mismo a través de la música. El método no deja de sorprenderme con cada paciente con el que lo aplico.

El Método Bonny de Imagen y Música Guiada (BMGIM) fue creado por Helen Bonny, una musicoterapeuta que empezó a trabajar en el Centro de Investigaciones Psiquiátricas de Maryland con un equipo interdisciplinar, en el que estaban personas como el psiquiatra Stanislav Grof, el psicólogo Walter Phanke, el Dr. John Lilly o la arterapeuta Joan Kellogg, entre otros investigadores. El núcleo de las investigaciones era la psique y los estados no ordinarios de conciencia. Bonny se dedicó a observar cómo reaccionaba el ser humano ante la escucha musical en un estado no ordinario de conciencia, de qué manera se hacía presente el inconsciente y cómo se podía aprovechar aquel material para mejorar la calidad de vida del paciente. En los años setenta, Bonny puso los fundamentos de lo que después se llamaría el Método Bonny de GIM (BMGIM). Actualmente, es uno de los cinco modelos oficiales de Musicoterapia reconocidos por la Federación Mundial de Musicoterapia (WMFT).

Sesión con personas con adicciones en Projecte Home Balears.

En BMGIM el terapeuta es el “guía” y el paciente “el viajero”. La elección de la música es crucial para acompañar y facilitar los diversos estados psicológicos que son alcanzados durante la sesión. Bonny sabía que la música no era un simple acompañamiento, si no que sostenía al viajero y de hecho le ayudaba, el componente musical guía la experiencia que vive el viajero.

“Confía en la música. Ella aporta la estructura sobre la experiencia que se va a desplegar. No analices demasiado pronto, en la sesión o fuera de ella. Tómate un tiempo para obtener una imagen entera de lo que la psique está intentando decir en su integridad” (Bush et al, 1999, citado en Bruscia y Grocke, 2002).

El viajero explora material de su inconsciente a través de la música y el guía simplemente escucha el relato del paciente. Acompaña y orienta, pero no dirige. Es un método muy efectivo para poner a la persona en contacto consigo misma, justo en un momento en el que estamos invadidos de estímulos externos. Si quieres conocer más sobre la metodología y de qué consta una sesión de BMGIM puedes consultar este enlace.

¿Por qué te puede interesar?

El método es especialmente efectivo en personas que necesitan superar bloqueos emocionales, estrés, ansiedad, duelo, casos de abuso, adicciones, trastornos de la alimentación. También es utilizado para el crecimiento personal; en personas que quieren un cambio en sus vidas, para desarrollar la creatividad, la intuición y es un método que aumenta la conciencia de la estética, sobre todo vinculada a la apreciación de la música. La música llega a lugares a los que no se puede acceder mediante la palabra. Posiblemente este vídeo te interese.

¿Cómo encontrar a un terapeuta GIM?

La Association for Music and Imagery (AMI) recoge en su página web el registro de terapeutas GIM acreditados y que han completado la formación y todos los requisitos para llegar a ser fellow de GIM. Si estás interesad@ en recibir terapia GIM puedes acceder con este enlace al registro y comprobar si hay algún terapeuta acreditado en tu comunidad.

Referencias bibliográficas

Association for Music and Imagery. Sitio web consultado: http://ami-bonnymethod.org/. Consultado el 22 de diciembre de 2018.

Atlantis Institute. Sitio web consultado: http://www.atlantisicm.com/. Consultado el 22 de diciembre de 2018.

Bonny, H. & Savary, L. (1973). La música y su mente. Cómo la música puede transformarnos interiormente. Madrid, España: Editorial EDAF. 3º Edición.

Bruscia, K. & Grocke, D. (2002). Guided Imagery and Music: The Bonny Method and Beyond. Gilsum NH: Barcelona Publishers.

Bush, C. (1995). Healing imagery & music. Pathways to the inner self. Portland, OR: Rudra Press.

Pau Català Amer, musicoterapeuta y terapeuta GIM

 Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *