MUSICOTERAPIA CLÍNICA

El tratamiento con Musicoterapia (MT) se puede aplicar en ámbitos clínicos variados, cada uno de ellos con diferentes tipos de intervenciones y objetivos:

    • Ámbito médico: puede ayudar a reducir la percepción del dolor, también es utilizada sobre objetivos psicosociales del paciente (gestión de emociones relacionadas con la enfermedad, reducir la depresión o la ansiedad provocados por el tratamiento médico o la enfermedad, grupos de apoyo entre pacientes).
    • Personas con diversidad funcional: la experiencia musical es un recurso potente para trabajar con personas con TEA, Síndrome de Down, Parálisis Cerebral o enfermedades raras como el Síndrome de Williams.
    • Trastornos mentales: la música es una herramienta flexible que se puede utilizar en los principales trastornos psiquiátricos (psicóticos, de la personalidad, afectivos, de la conducta alimentaria, etc.). Siempre usada por un musicoterapeuta cualificado para valorar el tipo de intervención necesaria. Es un recurso que se utiliza habitualmente para fomentar la socialización de este tipo de poblaciones, entre otros objetivos.
    • Rehabilitación neurológica: uno de los campos en los que más ha crecido por los avances en investigaciones relacionados con la Musicoterapia Neurológica. Normalmente se utiliza para facilitar funciones motoras y/o comunicativas (apoplejías, Parkinson, Huntington, etc.).
    • Geriatría: de cada vez es más común la figura del musicoterapeuta en centros de día o residencias. Los beneficios pueden abarcar todos las áreas de la persona: cognitiva, psicológica, emocional, social y/o espiritual.

Si quieres saber más sobre lo que es la Musicoterapia, pulsa este enlace.