Entre los días 10 y 12 de noviembre se celebró en Valencia el III Congreso Iberoamericano de Investigación en Musicoterapia. Musicoterapeutas de Brasil, Argentina, Chile, Portugal, España y también una ponente de excepción llegada de Estados Unidos, la doctora Barbara Wheeler (investigadora referente y de talla internacional), estuvieron debatiendo sobre el valor de la investigación en una disciplina tan joven como la nuestra.

Una cita que llevó por título «Musicoterapia, música y nuevos paradigmas en salud» y en la cual se pudo probar el creciente interés que esta despertando la MT en los hospitales españoles. Este post es un breve recorrido que recoge instantes, flashes o, simplemente, algunas de las afirmaciones que se hicieron en el congreso y que, de una manera u otra, me tocaron.

«La música como medio»

Así de sencillo lo explicaba la Dra. Karina Ferrari, referente de la investigación iberoamericana en MT. En el hospital, ¿qué diferencia al músico que toca canciones a los enfermos, del musicoterapeuta? Ferrari lo explicó claro y simple: nosotros valoramos, marcamos, objetivos y buscamos resultados. Para los musicoterapeutas, el impacto de la intervención tiene que ser no musical, ya que la música en MT es un medio y no un fin. Por tanto, se busca un cambio en el paciente/cliente. Al respecto, Ferrari realizó una ponencia en la que aportó herramientas y escalas de evaluación que se aplican en la musicoterapia hospitalaria. También evidencias de que la MT puede significar un ahorro en el gasto público sanitario. En este caso, citó el estudio de DeLoach (2005), que analizó la relación coste y efectividad de la MT en la atención pediátrica; demostró que gracias a ella se redujeron los tiempos de procedimiento y de personal presente en esos procedimientos y la eliminación exitosa de la sedación del paciente.

Presentación de pósteres de investigación.

Tres días después de su presentación, aún resuenan en mi cabeza las palabras de la enfermera Verónica Saldaña, que está realizando una tesis sobre la «Utilización de la MT en unidades de cuidados críticos de adultos», en el Hospital Rey Juan Carlos en Móstoles, Madrid. En una de sus entrevistas, una paciente que había recibido sesiones de MT, le comentó que estaba tan centrada en la sesión de musicoterapia, que ni se acordaba de cómo había sido la extubación que en ese preciso momento le habían estado practicando en la UCI». Las sesiones corren a cargo del musicoterapeuta Diego Salamanca.

Musicoterapia y autismo

Uno de los ámbitos de aplicación de la MT más reconocidos y estudiados es la intervención en personas con TEA. El Dr. Gustavo Schulz Gattino explicó cómo está derivando su trabajo en el estudio e intervención en las familias de los pacientes con autismo. Gattino enumeró algunas de las últimas publicaciones que hablan de ello, por ejemplo, Music Therapy with families (Jacobsen y Thompson, 2016). También aportó algunas de las últimas investigaciones realizadas al respecto, entre ellas la revisión de Li (2016) sobre los efectos de la MT para personas con autismo.

La madre de la musicoterapia en España

El auditorio rindió un breve homenaje en aplausos, cuando la Dra. Serafina Poch acabó su ponencia. La madre y pionera de la musicoterapia en España relató los inicios, cómo en los años sesenta ella se decidió a investigar qué podría encontrar sobre la práctica de la MT en nuestro país. Apasionada por esta disciplina, se dio cuenta de que tenía que viajar y conocer a los grandes: Thayer Gaston, Juliette Alvin, Paul Nordoff y Clive Robbins, nombres propios que llenan los libros de MT que hay en las universidades. Como el suyo mismo, Serafina Poch piedra fundamental de los Máster de Musicoterapia que existen en España.

Es complicado citar en este breve post todos los trabajos que se presentaron en el congreso. Después de tres días rodeado de investigadores musicoterapeutas, uno se da cuenta que no es suficiente con la intervención. Nosotros observamos cambios en los pacientes, también lo aprecian las familias, pero es fundamental que la literatura científica en MT siga creciendo. Evidencia científica hay… ¡y muy interesante!. Sólo es necesario que pongas las palabras clave «music therapy» o «musicoterapia» en el buscador científico PubMed.

 Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *