Los pasados días 3 y 4 de junio, los musicoterapeutas, Arantxa Andreu y Pau Català, facilitamos dos talleres para el personal sanitario de la UCI del Hospital Universitario de Son Espases (Palma de Mallorca). Fue una oportunidad para mostrar los beneficios de la Musicoterapia, cómo puede reducir el estrés y la ansiedad en un equipo sanitario que ha sido sometido a una fuerte presión a raíz del COVID-19. Esta conversación se deriva de esa experiencia.

Pau a Arantxa: como musicoterapeuta, como psicóloga y viéndote trabajar, no me cabe duda de que tu vocación es cuidar… ¿pero qué me dices del darse cuenta de que tú también necesitas cuidarte y ser cuidada?
Arantxa: Justo esta semana he leído a Alex Rovira diciendo que cuidar para él es sinónimo de amar ya que cuidar implica una acción amorosa. Yo creo que muchos cuidadores tendemos a querer salvar a los que no están bien, probablemente en un intento de salvarnos a nosotros mismos, pero eso no funciona, solemos acabar agotados y sin energía. Hemos de intentar cuidarnos y así poder cuidar desde otro lugar, más en contacto con nuestro interior y nuestras necesidades. Y cuando cuido al otro también me cuido a mí, y viceversa…

Arantxa a Pau: Ya que me has hecho esta pregunta: ¿cómo nos puede cuidar la música?
Pau: la música es un intangible que cala muy adentro de nosotros sin darnos cuenta. Diría que al escucharla o al participar tocando un instrumento, de manera inconsciente, bajamos las resistencias, el control, y nos permitimos ESTAR en mayúsculas; supongo que ésta es la aspiración de todos cuando buscamos cuidado.

Pau a Arantxa: ¿qué te motivó el llevar a cabo este tipo de talleres con personal sanitario?
Arantxa: a mi me encanta el trabajo de Musicoterapia grupal y además estoy entrenándome en herramientas para trabajar el estrés, la ansiedad… Y el saber que podía aportar mi granito de arena en poder cuidar a este colectivo que tanto peso está soportando en estos tiempos ha sido un gran regalo.

Arantxa a Pau: aprovecho para pedirte que nos cuentes desde qué lugar nació la propuesta para realizar estos talleres…
Pau: surge desde el agradecimiento, pero también desde la preocupación. En primera persona, el aprender a cuidarme y dejar cuidarme ha sido uno de mis mayores aprendizajes (aún estoy en ello) y veo (y me preocupa) que no estamos cuidando a nuestros médicos, a enfermeros/as, auxiliares, celadores/as, etc. y que es básico empezar a tomar conciencia de ello. Después cada uno decidirá lo que quiera hacer, pero el sistema sanitario debería velar por el cuidado de su personal. Esto también es humanización de los hospitales.

Pau a Arantxa: la voz es una parte fundamental de tu trabajo como musicoterapeuta. ¿Qué puede hacer la voz por nosotros?
Arantxa: la voz es un instrumento con un potencial enorme: a través de ella podemos cuidarnos y cuidar, empoderarnos, calmarnos… A nivel fisiológico tiene efectos muy beneficiosos: en la respiración, entre otros. A nivel emocional: la voz y las emociones están muy vinculadas. Cuando cantamos una melodía, fácilmente pueden aflorar las emociones… A nivel espiritual a través de la voz podemos trascender… por ejemplo, cuando un grupo de personas cantan unidas una misma melodía, en dos minutos, personas que no se conocen están unidas a través de una canción. Además, cada vez hay más estudios científicos que demuestran que la voz es una herramienta efectiva en prevenir y tratar la ansiedad, la depresión… Y la Recreación, en este caso cantando canciones, es una de las técnicas más utilizadas en Musicoterapia.

Arantxa a Pau: he visto que en estos talleres has utilizado mucho la Improvisación ¿Cómo nos puede ayudar esta técnica tan importante en Musicoterapia?
Pau: la improvisación es comunicación no verbal, es cuerpo y es flexibilidad. Cuando hablamos de improvisación en Musicoterapia no estamos pensando en un músico de jazz marcándose un solo de trompeta impresionante. Todo el mundo puede improvisar y, de hecho, a los musicoterapeutas nos forman para poder acompañar esas improvisaciones que se marcan los pacientes, que en la gran mayoría de veces, no tienen formación musical. Para mí la improvisación es libertad y descarga. Hoy en día que se habla tanto de la necesidad de estar en el “aquí y el ahora” y de mindfulness. Improvisar es abrir la puerta al ahora. Me encanta ver las caras de los pacientes después de una improvisación: es como si nos dijéramos mutuamente (sin decir) tú también suenas, tú también vales.

Arantxa Andreu y Pau Català
Musicoterapeutas

 Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *